Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

¡Atención! Los noctámbulos tienen un mayor riesgo de tener diabetes

Un estudio demuestra que la mala calidad de sueño sumado a los malos hábitos nocturnos pueden provocar diabetes, enfermedades metabólicas y otros problemas de salud. Así que ojo con la hora en la que te vas a los brazos de Morfeo, que mientras más tarde, peor para ti.

noctambulo_pequePor alguna razón, la noche tiene un encanto especial que a algunas personas nos permite estar despiertas. La tranquilidad de las altas horas de la madrugada, aun sabiendo que al otro día te debes levantar temprano,  despierta tu naturaleza rebelde que hace desafiar el reloj y pensar “con tres horas de sueño estoy bien” (aunque al amanecer te das cuenta de que no es así, pero ese es otro tema). Pero ojo, ser noctámbulo no sólo es ser un héroe del tiempo y vengador de la “díacracia”. Afecta nuestras horas de sueño y con eso a nuestra salud en su punto más grueso: nuestro peso.

Según un estudio publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolismlos amantes de la noche se enfrentan a un mayor riesgo de desarrollar diabetes y otros problemas de salud, apoyando la investigación anterior que encontró que las personas de la noche son más propensos a ser obesos que gente que se acuesta temprano. Y no es solo una cosa de horas de sueño, ya que un noctámbulo o un diurno pueden dormir la misma cantidad de horas, en distintos momentos del día o la noche.

Los científicos de la University College of Medicine de  Corea diseñaron un estudio que tuvo como objetivo investigar si ser noctámbulo se asocia a anomalías metabólicas, como la diabetes. Para ello, se inscribieron 1620 participantes adultos, a quienes se les pidió que llenaran un cuestionarios sobre sus ciclos de sueño-vigilia y los hábitos de estilo de vida, como el tabaquismo y el ejercicio. Luego, se tomaron muestras de sangre para evaluar su salud metabólica y se les midió la grasa corporal y la masa muscular.

La encuesta arrojó que el 30% de los participantes eran mas activos en la mañana, un 6% eran más bien nocturnos y el 64% estaba en algún lugar de en medio. Aunque los del grupo de la noche tienden a ser más jóvenes, los resultados revelaron que también tenían más grasa corporal y los niveles más altos de grasa en la sangre que los del grupo de la mañana. Por otra parte, independientemente de la cantidad de sueño que tienen y otros factores de estilo de vida, eran 3,2 veces más propensos a tener una condición llamada sarcopenia, que es la pérdida gradual de la masa muscular, y casi dos veces más propensos a tener diabetes tipo 2 y síndrome metabólico, un conjunto de síntomas que pueden conducir a la diabetes y enfermedades del corazón.

Según los investigadores, estas diferencias podrían deberse al hecho de que los noctámbulos a menudo tienen peor calidad de sueño de las personas de la mañana, y también son más propensos a participar en actividades poco saludables como fumar y comer tarde.

Curiosamente, los datos también revelaron una disparidad entre los sexos. Los noctámbulos varones tienen un mayor riesgo de diabetes y sarcopenia que los madrugadores, pero las mujeres noctámbulas generalmente tenían más grasa en el vientre y un mayor riesgo de síndrome metabólico.

Es difícil cambiar los patrones de sueño, sobre todo porque nuestros relojes biológicos están determinados por muchas cosas diferentes, pero quizás es el momento de cambiar nuestros hábitos, dormirnos temprano y darle a la madrugada una oportunidad para sorprendernos. Ya saben. Los sueños se vuelven realidad, pero para eso tienen que haber sido soñados. ¡Tuto! (Aprovecha que no eres político y duerme tranquilo).

  


Valentina Pizarro

Periodista y guionista, un poco cantante y actriz. Heredé el amor por la ecología y el odio a la injusticia. San bernardina de tomo y lomo. Trato de ser buena persona.


  • Lucia Burgos

    No hay que confundir el noctambulismo con la trasnochación. El primero lo tienen las personas en las que el sueño es opuesto a los diurnos, y tienden a estar más atentos a la noche, por lo que duermen de día. Los trasnochadores, por otra parte, son lo que, ya sean diurnos o noctámbulos, cambian sus horarios de sueño constantemente. Esto último es lo perjudicial para la salud.