Search
Sunday 20 October 2019
  • :
  • :

Champion Nacional de Rodeo: Tradición de violencia y tortura

Si realmente queremos considerarnos un país civilizado, debemos dejar de pensar a escala humana, y por tanto es imprescindible que respetemos activamente el ecosistema del que somos parte.

agustin edwrds rodeo

Cada año por estas fechas se desarrolla el que debe ser el más cruel de los campeonatos “deportivos” locales. El Champion Nacional de Rodeo , una mal llamada fiesta en la que reúne a miles de personas, para presenciar un espectáculo cruel basado en el maltrato y la cultura de la violencia, donde no por casualidad se homenajean a siniestros personajes de nuestro país, como Agustín Edwards uno de los instigadores de la violencia de estado que produjo la dictadura militar.

El rodeo y las domaduras tuvieron su origen en actividades ligadas propiamente a la agricultura, pero hoy han perdido su sentido inicial para transformarse en actividades lucrativas (para los recintos, los organizadores, los municipios, etc.) e innecesariamente crueles, y por tanto, al asistir a estos eventos se aporta de forma incondicional al maltrato y al abuso contra los animales.

En el rodeo se menosprecia la vida de otros seres, denominados vulgarmente “bestias de trabajo” y en su calidad de sometimiento son predestinadas a ser usadas para “diversión” y “entretenimiento”.

El rodeo no es un deporte, sino una práctica donde se esconde la crueldad y el abuso de poder, al escoger al más indefenso de los animales para causarle dolor. Para que el novillo pueda correr debe ser la primera vez que participa en un rodeo, es decir, debe ser lo más inocente y joven posible para que se rehúse a correr. Se abren las puertas para dejar al novillo que arranque buscando alguna salida de la medialuna. Luego, entran a la medialuna los huasos montados en enormes caballos a perseguirlo, hasta interceptarlo, golpeándolo fuertemente contra la pared, hasta que llega el momento del azote y el animal es golpeado sin mínima compasión. Estas acciones normalmente dejan al novillo con huesos fracturados, órganos internos y superficiales dañados y/o reventados, fuertes dolores y estrés, mientras el público aplaude estas acciones torturadoras.

Una nación que asocia su cultura al cruel hábito de perseguir y lanzar embestidas a un ternero asustado, a reunirse y festejar en torno al tormento físico y psicológico que de común acuerdo le causan a un animal indefenso, y que tolera todo esto bajo la impostura de “tradición” y “cultura”, no puede más que ser una nación de naturaleza empobrecida, sin auténtica creación cultural y de ética mediocre.

  


Luis Jaqui

Ser humano de izquierdas, administrador público y rockstar frustrado. En la dialéctica Tierra vs Capital, le pongo todas mis fichas a la Tierra. Un ReVerde por la #AsambleaConstituyente y las transformaciones que urgen en la Tierra. Soy @MutanRashen en twitter.