Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

Conductor y ciclista indolentes ante falla del Metro

El gobierno lo minimizó, los conductores les importó un carajo, y los ciclistas, pontificaron como nunca. ¿Qué posición tomar ante la apatía e individualismo? Macleta se la juega por dar una solución.

465026417Cuando la semana anterior se produjo la falla más importante en la historia de Metro la ciudad de Santiago se volcó a las calles empleando la caminata como la principal forma de desplazamiento hacia lugares de trabajo y estudio. Quienes habitamos Santiago fuimos testigos de una ciudad ocupada por peatones que se tomaron las veredas y calzadas ejerciendo enfáticamente el derecho humano del libre desplazamiento.

A través de las redes sociales pudimos leer sobre la indignación ante la ausencia de una integración efectiva entre los modos de transporte en la ciudad, observamos crítica, ironía y descontento. Sin embargo cuando buscamos el aporte del activismo ciudadano, sentimos desazón al no hallarle en las redes sociales de internet ni en las calles.

Algunos segregados situacionalmente por poder transportarse en vehículos privados, sintieron que el fallo en el transporte público no les afectaba. Otros que utilizan la bicicleta como medio de transporte señalaron que no sintieron el impacto dado que por andar en bicicleta no era su problema. En resumen, leímos y escuchamos falta de empatía y ausencia de pertenencia a la ciudad.

Ante una crisis que afecta a una sociedad en su conjunto somos unos cuantos quienes nos preguntamos cómo apoyar y qué hacer. Y somos menos quiénes tomamos la decisión de sumarnos a la solución del problema, las organizaciones sociales decidimos sumarnos y no restar. Como organización de la sociedad civil somos las encargadas de hacer visible problemas que ante la mirada estatal no son tales o no son tan importantes.

El llamado a escoger la bicicleta el día viernes sonaba a un ruido vacío si acaso no venía acompañado de indicaciones precisas acerca de cómo emplear medios alternativos de desplazamiento. Este llamado a escoger la bicicleta debe venir acompañado necesariamente de educación y herramientas que permitan aumentar el poder ciudadano de decidir.

No basta con que yo incentive el pedaleo por la calzada si acaso a la persona a quien estoy motivando a desplazarse en bicicleta no le enseño cual es su lugar en la calle, cómo puede escoger una mejor ruta, o qué elementos debe emplear para transitar segura. En ese sentido las opiniones siguen quedando como unacrítica, post, “tuit” u otro vacío y sin intención de ser aporte.

Una propuesta de equitatividad ciudadana desde el activismo

Macleta, mujeres arriba de la cleta trabaja hace 8 años empoderando mujeres para que se apropien del espacio público a través del pedaleo. Nos hacemos cargo de la invitación a habitar la ciudad de un modo distinto y la concretamos a través de nuestra Escuela Bici Mujer con la cual hemos graduado a 500 mujeres las que hoy pedalean seguras por las calles de Santiago.

Nuestra causa de lucha es la ciudad equitativa y por ello entendemos que el activismo participativo tiene la obligación de “des-normalizar” la ciudad para un único medio de transporte. Lo sabemos nosotras y otras organizaciones activistas con quienes trabajamos de manera conjunta por construir hábitats.

Sabemos que nos encontramos en un momento histórico excepcional por la presencia activa de mujeres y hombres que resisten a los mecanismos de dominación, como dice el Manifiesto Feminista Latinoamericano. Ser parte de la solución hoy, implica tomar la acción con nuestras propias manos y concretar ideas a través de intervenciones, vincularnos asociativamente y hacer de la ciudad un territorio participativo y diverso.

  


Macleta

Las Macletas son mujeres en bicicleta que creen que para construir una ciudad verdaderamente ciclable por tod@s, DEBE incluirse una mirada de género.