Search
Tuesday 18 June 2019
  • :
  • :

Cuatro lugares donde puedes llegar en Transantiago para avistar aves

Puedes llegar en Transantiago a empaparte de la naturaleza a la Laguna Carén, La Pirámide – La Dehesa, a la Quebrada de Macul y al Parque Panul.

cc Hernán Urrutia/ Fotos Naturaleza.cl

cc Hernán Urrutia/ Fotos Naturaleza.cl

Es complicado entregar estos datos así como así, frente a todo el mundo. Me cuesta porque al estar sólo en la naturaleza, observando qué pasa y cómo se mueven los organismos por el planeta, parece ser que el tumulto de la ciudad es una cosa inconcebible. Quiero decir: prefiero a varios miles de chilenos encerrados en el mall que metidos en la precordillera, no quiero que ensucien; después de cualquier evento masivo santiaguino, uno puede ver las calles llenas de basura: una falta de sentido común tremendo. No quiero tumulto humano en medio de mi querida naturaleza.

La verdad es que creo que las reservas naturales deberían recibir una cantidad limitada de humanos (por decir algo: un humano al día por hectárea visitable) y que debería haber una proporción de lugares protegidos infinitamente mayor a la que actualmente propone la ley. Qué le costaría por ejemplo a la Municipalidad de La Serena mandar un grupo de personas a limpiar la orilla del humedal en la desembocadura del río Elqui, o a la de Cartagena asegurarse de que ningún camión séptico deposite sus desechos en la Laguna El Peral. Si se pudiera: ojalá que el humano ni siquiera conozca esos lugares, que no se aparezcan, que no existan. Y como ya parece conocerse todo, como el humano parece existir en todas partes, entonces que se protejan, que el humano, que se sabe destructor, proteja a la naturaleza del humano. Es lógico.

Entonces lo que viene a continuación es un contrasentido. Mire: yo no le digo que no vaya, sólo le pido que deje más limpio a como lo encontró, que no haga ruido, que no moleste, ojalá que no encienda ningún fuego, que respete y que se dé cuenta que la naturaleza no es –como parece creerse- propiedad del ser humano. Ahí donde está hay vida, y esa vida tiene derechos (por lo menos en El Reverde consideramos a los animales como sujetos de derechos).

1. Laguna Carén

laguna carenUbicada en la comuna de Pudahuel, es, estoy casi seguro, el humedal más cercano a Santiago. Lamentablemente, la Fundación Valle Lo Aguirre, que preside Patricio Rojas, también presidente del SEP y ex ministro de Defensa de Patricio Aylwin, está ejecutando obras de construcción en esa área verde protegida, pero parecen no estar avanzando mucho.

Para llegar, tiene que ir a metro Pajaritos y tomar la micro verde J12. La laguna queda frente al condominio “Lomas de Lo Aguirre”. Avísele al chófer dónde va para que se detenga en el paradero. Entre la micro y la laguna hay un par de kilómetros, y hay que pagar 500pesos.

En la laguna podrá divisar fácilmente taguas (de frente amarilla y roja), taguitas, triles, golondrinas, garzas, patos como el jergón grande y chico y el pimpollo, entre una veintena de otras aves.

 

2. Travesía La Pirámide – La Dehesa

Si bien esta caminata aparece comúnmente en sitios de senderismo, la agrego porque se pueden observar algunas aves interesantes como el aguilucho, el águila, el vari, y, con suerte, algún traro o carancho.
Hay 3 recorridos que llegan hasta la pirámide, la C03, C07 y C22. Para mí lo más cómodo es tomar la D07 desde Metro Bilbao. Si se hace la travesía entera se termina en el horrendo barrio de La Dehesa, y hay que tomar la C10 o C14 para emprender el viaje de regreso.

3. Quebrada de Maculquebrada macul

Aunque de pronto hay mucha gente, si se suben algunos kilómetros más cerro arriba se puede disfrutar de la soledad y de especies como carpinteritos, turcas, peucos, tortolitas cuyanas y cordilleranas.
D02 D03 D07 D07c D08 D09 D10 D11 D15 D18. Todas esas micros llegan hasta un terminal que está a menos de 1 kilómetros de la entrada al parque. Se puede tomar la D09 desde Metro Plaza Egaña, por ejemplo.

4. Parque Panul

Este parque está protegido por varias organizaciones floridanas pero pertenece a privados. En todo caso, la reja permanece abierta y se puede apreciar con toda su magnitud el bosque precordillerano. Se suelen ver carpinteritos y escuchar el gracioso cantar de las turcas. Raras, dormilonas, tucúqueres, torcazas, cachuditos.
Se puede llegar en las micros E03, E07 y E10, o en la 322. Por ejemplo, se puede tomar la E07 en metro Rojas Magallanes. Todas las micros te dejan a un par de kilómetros del parque, caminata en la que se puede apreciar cómo la especulación inmobiliaria va quitándole terreno al bosque.
También salen colectivos desde metro Mirador que te dejan en la entrada misma del parque.

  


David Montolio

Naturalista aficionado, aprendiz de grafitero y flautista ocasional. El Reverde no se hace responsable de mis dichos y yo no pretendo representar a nadie. Mis aves favoritas son el Queltehue en los valles y el Guanay en las playas. Me declaro en contra del capital. No me busquen en Twitter.