Search
Friday 14 December 2018
  • :
  • :

En Los Ángeles, California, planifican recuperación de su río

Este río de Estados Unidos es un triste hilillo de agua sucia y contaminada, pero con un plan completo de renovación, volverá a ser lo que era. E incluso, será un nuevo río, uno mejorado bajo principios ecológicos y amigables con el medio ambiente.

GLENDALE, CA., JULY 28, 2010: Looking from a bike trail near Griffith Park (Zoo Drive and the 134 Fwy), the Los Angeles River flows towards downtown  Los Angeles during part of its 51-mile route through 13 cities July 28, 2010. (Mak Boster/Los Angeles Times)

Los Angeles River flows towards downtown

En el lado occidental del Valle de San Fernando, en Estados Unidos, dos zanjas de drenaje de hormigón se fusionan, por donde pasa un hilito de agua que la mayoría de los días es más parecido a un brillo de humedad verdosa, un charco de filtrado a través de hojas agrupadas y otros escombros. Estos dos afluentes se unen para convertirse en el Río Los Ángeles, aunque más que río es un páramo olvidado, sucio y en sequía. Sin embargo, está a punto de convertirse en un oasis urbano.

El río está siendo revisado para cambiarlo y mejorarlo. La primavera pasada se acordó eliminar el hormigón a lo largo de 17 kilómetros. En su lugar habrá terrazas verdes humedales, cafés y ciclovías.

Pero el río seguirá siendo una especie de espejismo, un truco de la ingeniería humana. La planicie de inundación es importante para esta ciudad de Estados Unidos. Casi la mitad del flujo durante la estación seca, proviene de las plantas de tratamiento. Gran parte del resto es baba urbana, de las aguas que escurren tras lavar autos o regar el césped. Este río es realmente muy artificial.

“Este es el comienzo de una época de oro para el río de Los Ángeles. Casi se puede saborear… bueno, esa no es realmente la palabra que debería utilizar”, dijo Lewis MacAdams, padrino y cofundador del movimiento Amigos del Río Los Ángeles. Claro, no se puede saborear porque por mucho que lo restauren, el agua no será potable.

Este no es un proyecto de restauración. Transformar el río es un gran ejercicio de manipulación del ecosistema. Lo que Los Angeles está haciendo es más la construcción de un monumento a los ríos-artificiales, pero construidos con principios ecológicos. Un ambiente otrora hostil será transformado en un centro de la actividad natural y humana, pero real, con una buena planificación.

Este caso me recuerda a otro río que no lo parece, el Mapocho. Un hilillo de agua café por el sedimento que arrastra, pero también por el descuido del que es víctima. Con entornos llena de basura, ratas, gaviotas y perros abandonados y por qué no, desechos humanos. Han hecho un par de planes, hacerlo navegable y ahora último, hacerlo pedaleable, pero como casi todos los problemas, se solucionan con un “parche”, que no van al centro del asunto: Falta total de planificación urbana.

El Mapocho sigue igual, sucio, hediondo, aunque nos quieran decir que no es así, cruzando toda la ciudad en un triste intento de ser la fuente de vida que alguna vez fue en el pasado. Si quieren arreglar algo, hay que hacerlo de raíz, desde el fondo, con una planificación completa, y no con pequeñas ilusiones que no solucionan nada.

  


Valentina Pizarro

Periodista y guionista, un poco cantante y actriz. Heredé el amor por la ecología y el odio a la injusticia. San bernardina de tomo y lomo. Trato de ser buena persona.