Search
Tuesday 12 November 2019
  • :
  • :

¿Feliz? Día de la Tierra

Hoy, 22 de abril, se celebra el día de la Tierra en muchas partes del mundo. Esta instancia es para reflexionar sobre lo que hacemos para evitar la destrucción del planeta, y cuestionar el trabajo de los gobiernos en esta materia.

diadelatierraHoy es el día de la Tierra, aunque personalmente que la Tierra tenga un día no me parece algo muy especial. Hoy por hoy casi todo tiene un día. Digo, si existe hasta el día de la sopa. Nada contra la sopa, pero ya me entienden. Que haya solo un día para reflexionar un tema tan importante como es el cuidado del planeta (y con ello nuestra supervivencia), me parece casi irrisorio. Pero bueno, peor es mascar la ucha (sí, la ucha, no laucha).

Este día se instauró para crear conciencia común a los problemas de superpoblación, la contaminación y la pérdida de biodiversidad entre otras preocupaciones ambientales que afectan a la Tierra. También es un día para rendir homenaje a nuestro planeta y reconocerlo como nuestro hogar y nuestra madre, como lo han expresado diversas culturas a lo largo de nuestra historia. Claro, solo que ellos sí respetaban de verdad el planeta, y vivían en una verdadera interconexión con la naturaleza, porque madre hay una sola y  no se puede reemplazar.

¿Y qué hacemos nosotros para “demostrar” nuestro amor a la madre naturaleza? Hacemos la hora del planeta. Ay, cuidado que con una hora al año vamos a mejorar el desastre que tenemos. No seamos ciegos. La hora de la Tierra es pequeño un placebo que nos intenta convencer de que estamos cuidando el planeta apagando la luz y desenchufando los electrodomésticos. Que solo esa hora compensa todo el daño que hacemos en nuestra vida. Y lo peor es que la gente se lo cree, y piensa que es muy ecológica por eso. No me malentiendan, no digo que no apaguen la luz una hora, pero por favor, no lo hagan solo un día. Cuidar el planeta es cosa de todos los días, de toda la vida.

Lo mismo pasa con los gobiernos. Nos prometen que protegerán el ecosistema, que habrá más energías renovables y un montón de sueños, pero a la hora de los quihubo se olvidan de todo. Por nombrar algo, Bachelet prometió que en su gobierno los glaciares serían protegidos, y hubo tanto incauto que le creyó (yo no, no le creo ni lo que reza) y que ahora se está dando cuenta de que los glaciares están ahí, a merced de las empresas mineras, siendo socavados y violados como siempre. ¿Y la presidenta? Pues nada, “paso”.

Y con toda la embarrada que hay en el planeta, no encuentro que haya mucho que celebrar este día. Pero bueno, hay que aprovechar la instancia y cambiar nuestras vidas hacia un horizonte más sustentable y amable con el medio ambiente. Cambiemos nuestra vida, seamos ejemplo y luchemos para que los gobiernos dejen de hacerse los tontos  puede que lo sean para que hagan cambios y mejoras reales a favor de la Tierra, que al final es el único hogar que tenemos, y al final de los tiempos nos daremos cuenta de que las monedas y billetes no se pueden comer.

  


Valentina Pizarro

Periodista y guionista, un poco cantante y actriz. Heredé el amor por la ecología y el odio a la injusticia. San bernardina de tomo y lomo. Trato de ser buena persona.