Search
Monday 17 June 2019
  • :
  • :

¡LLegaron las llamas al Parque Nacional Conguillio!

800 hectáreas por día consume el fuego en la Araucanía. Ya ha terminado con la Reserva China Muerta y hoy comienza a destruir el Parque Nacional Conguillio, caracterizado por sus ingentes araucarias y belleza jurásica.

araucaria quemandose

Es una tragedia. Uno de los lugares más bellos de Chile se quema a vista y paciencia de las autoridades de turno, que a pesar de los constantes desastres naturales y la horrible experiencia del 27F, no cuentan con un organismo integrado en el control de crisis. Esto en relación a que CONAF, Corporación Nacional Forestal, sólo es subsidiado por el Estado, pues no es público y no actúa con una política coordinada con la Onemi y el Sernageomin.

Hoy son los pumas, zorros culpeo, torcazas, sapitos de cuatro ojos, monitos del monte y otra gran cantidad de especies, que se mueren quemados y quedan sin su hogar: un espeso bosque de  araucarias, lleuques, ciprés cordilleranos, coihues, lengas, canelos enanos, entre otras especies. 3 mil hectáreas completamente consumidas por el fuego en La Reserva Natural China Muerta y que en este momento comienza a penetrar con toda voracidad en el Parque Nacional Conguillio.

Según el último informe de  Strategic Defence Intelligence, el gasto en defensa del país  irá en aumento hasta llegar a los $ 4 mil millones en 2018, debido a “disputas fronterizas y modernización militar”. Un absurdo si pensamos que somos un país sin derechos sociales, sin autonomía energética y con una actividad sísmica, volcánica y con incendios que año a año terminan con la vida de diversos ecosistemas y hasta poblaciones. O sea, el enemigo claramente es interno.

Pero hay una razón detrás de la destrucción de la Araucanía, y claramente no se trata de ningún terrorista mapuche. Son las forestales que convierten la zona en un “desierto verde”. Todo esto bajo el amparo del DL701, ratificado el 21 de mayo de 2014 por Michelle Bachelet, permitiendo un subsidio estatal de hasta un 90% para plantaciones de pino y eucalipto, árboles que secan las napas subterráneas y que a causa de la ausencia de biodiversidad, instan a la aparición de la plaga de la avispa taladradora.

En efecto. Las plantaciones forestales en el centro sur de Chile están bajo una plaga extendida desde la Región del Maule hasta la región de los Lagos y que a puesto en jaque a las empresas forestales chilenas. Sirex noctilio (o avispa taladradora) es su nombre y la Corporación de la Madera estaba bajo alerta en el año 2006, mientras que el Servicio Agricola y Ganadero (SAG), tiene antecedentes de la plaga desde 2001, y  ya lleva cientos de acciones infructuosas.

Hoy, coincidentemente, hay miles de hectáreas de plantaciones quemadas por incendios en el centro sur de Chile. Esto, porque la avispa taladradora secreta un químico altamente inflamable a altas temperaturas, siendo cultivo para incendios cuando se trata de madera de árboles que han sido ahuecados para hacer sus nidos, más si estos corresponden a maderas productivas como el pino y el eucaliptos, que desnutriendo la tierra provocan el circulo vicioso que mantiene grandes extensiones bajo la sequía.

SE ACTIVA CAMPAÑA #SOSsalvemosConguillio

Las ambiguas promesas del Ministerio de Medio Ambiente:

En la vigésimo primera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, a firmarse en diciembre de 2015 en París, Chile ofreció una “Contribución Nacional de 100.000 hectáreas de recuperación de terrenos degradados, con una inversión propia estimada en cerca de US$250 millones y alcanzar un área de al menos 100.000 ha de bosque nativo manejado hacia 2035″. El problema es que no especifica qué  especies serán destinadas a la reforestación.

Si bien el Sub-Secretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena (conocido por ser el “hombre 0 emisión”, fundar la carrera de Sustentabilidad en la universidad privada Andres Bello y decir que “El carbón de Isla Riesco es el mal menor” en una columna en Qué Pasa de su autoría),  ha asegurado en distintas ocasiones que el compromiso del anteproyecto refiere a especies nativas.

Sin embargo, CONAF al ser consultada ha manifestado que debe hacerse una “evaluación técnica caso a caso en terreno, de acuerdo a los requerimientos de cada propietario al momento de ejecutar tales actividades, y en función de los instrumentos de fomento forestal con que se cuenten al momento de su ejecución”. Es decir que pueden ser plantadas maderas productivas que en ningún caso mitigan el “Cambio Climático”, pues aumentan el ecocidio de las forestales.

Por mientras perdemos un patrimonio natural único, un paisaje tan antiguo como la cordillera, y un pedacito de mi alma, porque a pesar de querer hacer este artículo desde la “objetividad periodística”, mis mejores recuerdos los tengo de la zona pehuenche, siendo una niña junto a mis primas, y que luego junto a mi hijo caminamos palmo a palmo. Laguna Arcoíris, Laguna Captrén, Lago Conguillio, Sierra Nevada… Es realmente un día triste y miserable, cuando justamente estamos celebrando el Día de la Felicidad. La impotencia es tan fuerte, como cuando un ser querido muere a causa de la negligencia de los “especialistas”. Esta es la materialización del peso de la noche portaliano que se cierne sobre nuestras cabezas hace 200 años. Penta, Caval, SQM y toda la corruptela de un modelo neoliberal, hierve en la tierra que queremos que vuelva a ser nuestra. ¡MARICHIWEU!

  


Karen Hermosilla

Soy una reverde por naturaleza. Quiero que esta civilización se escurra de una vez y traslade su narciso antropocentrismo a un razonable ecocentrismo. No les compro a los shustentables que apoyan el capitalismo verde y la RSE.