Search
Sunday 19 August 2018
  • :
  • :

Lo de Dávalos sólo es demostración del vasallaje del gobierno frente a Luksic

Tenemos un escenario evidente de tráfico de influencias, un contubernio que sigue concentrando el poder y desperdigando la miseria. Si bien no hay fraude al fisco como en Penta, sí hay un evidente clientelismo que nuevamente evidencia que la política está secuestrada por la economía.

11051132_10153069493109019_251126509_nGuy Debord, el conocido General Situacionista, dijo en la “Sociedad del Espectáculo” que “En el mundo realmente invertido lo verdadero es un momento de lo falso”. Algo así es lo que sucedió con el hijo de la presidenta de Chile, que realizó un negocio millonario a costa de sus influencias. Si bien esto destapó la olla de cómo operan los beneficios de la clase política, cuestión verdadera, es sólo un momento de la farsa que encubre quiénes son realmente los que gobiernan Chile.

Un mundo donde la economía ha secuestrado a la política, a la ética y hasta a la conciencia humana, un mundo donde la mercancía se volvió espectáculo que mediatiza la vida y en donde se convierte en la totalidad: el único mundo posible, que es en efecto, inverso al mundo real. Uno en el cuál se podría eventualmente vivir fuera del capitalismo. Pero vivimos en un mundo invertido a la naturaleza. Uno que vive en el futuro y con una identidad puesta en el “progreso”, uno que sólo se alcanza abrazando la explotación. 

Es por eso que el crédito de Luksic a Dávalos por muy “legal” que sea es antiético, y es la punta del iceberg que nos demuestra que hoy la clase política es vasalla de la empresarial y ambas utilizan el Estado como plataforma de enriquecimiento. Desde el crédito de BancoEstado a Luksic para comprar Banco de Chile, hasta el crédito de Luksic a Dávalos, quien tiene como monto de inversión inicial 6 millones y MIL de deuda, son demostraciones de la obscena alianza público-privada. Pues, si consideras que el cambio de uso de suelo para iniciar su proyecto inmobiliario en Machalí, depende del Seremi de vivienda, la cosa parece no ser tan privada que digamos. Y eso que dejamos fuera que Dávalos figura como funcionario público desde 2006 hasta hoy, y que curiosamente incluso en el gobierno de Sebastián Piñera, fue Asistente de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (DIRECON), con un sueldo de 2.463.596, según transparencia.

Pero todo esto, que concentra el interés, está dejando de lado su verdadera causa. Luksic como financista de campaña de misia Verónica Michelle, tiene verdaderos beneficios, muy superiores a los conseguidos por Dávalos. El grupo económico más poderoso de Chile incumple fallos de la Corte Suprema por relave El Mauro de Minera Los Pelambres, que tiene secas y contaminadas dos regiones. Por si fuera poco consigue que se apruebe a su medida Alto Maipo que amenaza la mayor fuente hídrica de Santiago, afectando al menos a 6 millones de personas, para aumentar la producción minera que no cuenta con Royalty coherente a las enormes externalidades negativas que provoca. Por si fuera poco, se mantiene en la impunidad el traslado desde Sierra Gorda al corazón de Antofagasta, de residuos tóxicos por medio de la maniobra de la Ministra de Minería en su rol de funcionaria de Luksic, que tiene a los habitantes con arsénico en la sangre.

Es impresentable que la derecha sea lobbysta de especuladores y piratas, pero es también, muy grave,  y quizás mucho más, que la Concertación-NM esté al servicio de los dueños del país que tienen a Chile convertido en una Zona de Sacrificio, y para más remate, quieran poner como de mayor gravedad el caso Penta en dónde se involucra inclusive al Ministro Undurraga de la administración mayorista y que al correr de los días, está implicando a SQM, empresa que recibió boletas por parte de Gonzalo León de la DC y de Fulvio Rossi del PS. Entonces tenemos el triste empate: al igual que los “chicago boys”  que se sirvieron de la dictadura, los nuevos mayoristas se sirven de la “democracia” para enriquecerse a costa del Estado, por las redes de alto nivel que manejan en puestos que la ciudadanía les ha otorgado. Ya es hora de hacernos cargo y purgar por medio de un proceso constituyente a quienes tanto daño le hacen a los pueblos.  

 

 

  


Karen Hermosilla

Soy una reverde por naturaleza. Quiero que esta civilización se escurra de una vez y traslade su narciso antropocentrismo a un razonable ecocentrismo. No les compro a los shustentables que apoyan el capitalismo verde y la RSE.