Search
Wednesday 22 May 2019
  • :
  • :

No necesitas cambiar tu smartphone todos los años

La obsolescencia programada está inspirada en el consumo vanidoso de mercancías construidas a costa de un gravísimo impacto ambiental. Por otro lado, las compañías aprovechan la ausencia de competencia para hacerte pagar carísimos planes telefónicos.

516191971Gracias a la masificación de los planes con contrato, estos últimos años hemos visto cómo la gente está comenzando a adoptar la costumbre de cambiar su celular cada vez más frecuentemente. ¿Esto es positivo? No hay que ser un iluminado para deducir que no. Sin embargo, todos los años las empresas lanzan nuevos teléfonos bombardeándonos con publicidad para estimularnos a acceder a estos tecnológicos símbolos de estatus.

El problema es que si bien para muchos de nosotros es indispensable utilizar un celular en su vida cotidiana para fines laborales y/o personales, renovar tu equipo sólo porque “lo ofrece la compañía” es perjudicial en varios aspectos. De partida, todos los celulares modernos en el proceso de su fabricación requieren utilizar tierras raras que se extraen en minas de diversos países del mundo en condiciones infrahumanas.

Una solución ‘parche’ que ha entregado el mercado es el Fairphone, un celular que se vende en Europa bajo cuidadosos criterios donde, en teoría, ‘no se dañó a nadie’ en su elaboración.

Si esto no te preocupa porque, bueno, probablemente hay sufrimiento humano involucrado en la cadena de producción de lo que sea hoy en día, y lograr la auténtica autosubsistencia requiere de una comunidad de personas y muchísimo trabajo que en medio de la creciente apatía parece imposible, también debes considerar que el actual modelo de negocios de los fabricantes de celulares está basado precisamente en que —como las operadoras subsidian los teléfonos— ellos puedan fabricar todos los años un nuevo y costoso equipo que muy poca gente paga al contado, creando un círculo vicioso entre los fabricantes, las operadoras y nosotros. Algo muy bien profetizado por Rosa de Luxemburgo en La Acumulación del Capital en el concepto de “sobre producción capitalista”.

He ahí el gran problema. Dado que muchos usuarios con contrato recibieron gratis su flamante celular “del año” de una operadora, tienden a ignorar el hecho que terminan pagando su equipo mediante caros planes mensuales cuando quizá nunca han usado a cabalidad todos sus beneficios. Es perturbador pensar que además esto estimula a que las compañías continúen ofreciendo planes de precios inflados. ¿Cómo es posible que aún nos cobren por enviar un mensaje de texto en este país? ¿Sabían que es una tecnología tan básica y simple que tiene costo cero para las operadoras? Sí, si nos regalaran mensajes de texto infinito, ellas aún no perderían dinero.

Estamos en el comienzo de una etapa donde hasta el celular más básico cumple con todas las funciones que uno puede necesitar en su vida cotidiana. Es por esto que cada vez nos impresionan menos los nuevos celulares, porque no hay nada revolucionario en contraste al modelo anterior.

Finalmente, el otro gran problema con cambiar el teléfono todos los años es que genera una costumbre en todos nosotros sobre algo virtualmente inútil. Recuerden hace 5 años atrás: ¿Qué diferencia había entre el teléfono más caro del mercado y el que uno tenía? El caro tenía GPS, Blutooth, Wi-Fi, cámara, etcétera, y el de uno con suerte reproducía MP3. ¿Qué diferencia hay hoy en día con el teléfono más caro del mercado y el más barato que ofrece una operadora? Ambos tienen todas las funciones nombradas. La única diferencia está en cosas relativamente poco relevantes para el usuario común, como la velocidad, la resolución de la pantalla, o una cámara con más megapixeles.

En resumen, debemos comenzar a optar por celulares económicos, y comprarlos nosotros, para que así apenas tengamos el primer inconveniente con nuestra operadora simplemente nos cambiemos a otra. En un país donde las grandes empresas no son amigas del concepto de ‘competencia’ dentro de su definición de libre mercado, nosotros tenemos la resposabilidad de hacerlas competir al no guardar fidelidad con alguna con ellas.

  


Macana

Periodista de tecnología. Me quedo dormido en el dentista y pido Ruso Blanco o la chela más barata


  • J Cristóbal Juffe

    Muy de acuerdo con la teoría, pero probablemente el celular barato no dure más de un año. En ese sentido, yo preferí gastar en un equipo de calidad (resistente) y que ya está cumpliendo 3 años y le queda vida para rato.