Search
Monday 22 July 2019
  • :
  • :

Tesoro Humano Vivo asegura que Agrosuper está matando el campo chileno

En el exuberante jardín, con parrón, cactus y flores de distintos colores, conversamos con Domingo Pontigo, y así como que no quiere la cosa, comenzó, desde la mansedumbre de los inquilinos muy conformes con la gracia y voluntad de Dios, a ser crítico con el sistema que hoy destroza el buen vivir. De alguna forma “cayó en cuenta” de que él es un Tesoro Vivo, porque es un ser humano en extinción. Su existencia representa un valor que morirá con él.

domingo pontigoDomingo Pontigo, el Ruiseñor Solitario, cultor del Canto a lo Humano y lo Divino con la técnica casi en extinción de la guitarra traspuesta, vive en el sector de Las Pataguas en el secano costero cercano a San Pedro de Melipilla. El artista natural, hijo de la cultura forjada en lo más auténtico de las comunidades, que los de la urbe, como yo, ignoramos vergonzosamente, me relata la muerte lenta y dolorosa de la identidad campesina, así como su patrimonio natural a causa de la concentración de tierras en manos de grandes industrias de crianza y faena de animales, todas pertenecientes al Holding Agrosuper, que han contaminado y secado las napas subterráneas de agua.

Religión, capitalismo y agua monopolizada por Agrosuper

También identifica como elemento disrruptivo, las iglesias evangélicas que fueron poblando la zona, y que con rancheras reemplazaron las expresiones más auténticas del canto, con el argumento de que estas tradiciones campesinas veneran a la virgen “y a los monos de yeso”,  cuestión que por dogma, no es sagrado para los exponentes del la ética protestante y el espíritu de capitalismo, en la tesis de Max Weber.  De hecho, muchos de los que integran estas comunidades religiosas,  ven con buenos ojos la llegada de industrias. Incluso hay casos como el de Juan Nuñez que aún siendo afectado por la sequía y la falta de agua para sus cultivos de frutillas, cita el evagenlio diciendo “donde no llegan las industrias, caen los pueblos”.  Por otra parte está la iglesia mormona, que ha invertido en el monocultivo de olivos.

Don Domingo me cuenta que el gobierno reparte plata para comprar agua. “Imaginen en unos años más. Hay partes en donde está prohibido hacer norias y pozos y ha quedado mucha gente sin agua por la inscripción de derechos de agua a nombre de las grandes empresas, pero también de agrícolas que quisieron plantar más y más”.

El paraíso convertido en chiquero

El poeta y cantor, tiene una casa modesta en medio de lomas con espinos en flor, pequeños cultivos de frutilla cubiertos con plástico, que a lo lejos brillan como naves nodrizas y animales que pastan en ciertos lugares. Lo único que rompe con toda esa bucólica que atonta con dulzura, es un hedor que a ratos se agarra de la brisa, y que se establece con el calor que crea un hervidero de pequeños mosquitos que se desperdigan por todos lados y  cientos de camiones gigantescos que pasan a toda velocidad, por los estrechos caminos rurales.

“El cielo se pone negro de moscas. Es una inmundicia que no se puede vivir”. Son los chanchos y los pollos criados industrialmente por los reyes y señores de la Recta Provincia. Los que se coluden y son perdonados en ésta, su dictadura económica, promovida por la institucionalidad.

Su estupefacción con cómo se han hecho las cosas TAN recondenadamente mal, es evidente. Ausencia de planificación desde el Golpe Militar, que reconoce como el momento en donde la Reforma Agraria fracasa, pues fracasa el movimiento colectivo de trabajo de la tierra, que al “normalizarse” con títulos de parcelas, dividió a las comunidades. El modelo se esmeró ofreciendo créditos para “emprender” un nuevo negocio agrícola “independiente” sin asesoría, endeudando a quienes finalmente terminaron vendieron sus campos a gente que hizo grandes casas con piscina, o plantó extensos monocultivos chupadores intensivos de agua, o al nuevo latifundista: La industria animal. Agrosuper, que hoy concentra la propiedad de la tierra, con una escandalosa Presencia Nacional, que en su página corporativa geolocalizan con orgullo, así como las exportaciones a todo el orbe, dado que la producción no está focalizada en el mercado chileno.

Gonzalo Vial, es el gran señor feudal,  “amigo” que presta sus fundos para los matrimonios de la elite – como el de Jorge Alberto Sebastián Dávalos, hijo de Verónica Michelle– y  por mientras, vulnera la promesa más sagrada del neoliberalismo: “la libre competencia”, con el bullado caso de colusión en el precio de la carne de pollo.

Menosprecio centralista de la cultura rural

Pontigo, el abuelo que fue nombrado Tesoro Vivo por su riqueza cultural genuinamente campesina en el gobierno de Piñera, tiene fotos enmarcadas con todos los presidentes desde la llegada de la democracia. La única que le falta es la de Bachelet y tiene legítimas aspiraciones de lograr sacarse una con la oportunidad de tenerla como presidenta en su segundo gobierno. Le pagaron tres millones de pesos por su nombramiento por única vez, y bueno, su pensión es miserable. Es viudo y tiene un hijo discapacitado que vive con él.

A veces, cuando tiene suerte, se gana un Fondart para hacer talleres en los colegios, los que no tienen continuidad. “Puede que salte la liebre este año, porque no estamos haciendo ningún taller en colegios” dice y agrega“el Ministerio de educación debería poner en los libros de las escuelas básicas el Canto a lo Humano y a lo Divino. Porque en la escuela es donde pueden aprender. Los niños les gusta estar con otros niño y aprender juntos. No con adultos”. Pero en Chile no existe una alianza permanente entre Ministerios de Educación y Cultura, que sepa proteger la identidad de las localidades.

No. En Chile la cultura se define por concurso, y la educación está enterrada en una fosa cavada por los que lucran con ella y quienes lo permiten, mediocrizando aún más la pública. “Esto está muriendo de a poco. Hace 10 años con los Madariaga hacemos trabajo en colegios y los niños aprenden, lo que pasa es que los talleres duran un tiempo y después no siguen”.

El problema que ve este Tesoro, es que a los niños y jóvenes se les desarraiga del entorno mediante planes y programas escolares que no aprovechan las capacidades de los sujetos rurales y no respetan las “creyencias” y la vida cotidiana de quienes viven ahí. Se han cerrado varias escuelas, y no existe ni un sólo colegio Agrícola o Polivalente, sellando la posibilidad de revertir la situación. Hoy el único futuro, es ser un asalariado más de un criadero y faenador de animales que será vendidos como un commodity en un escaparate del supermercado.

Pero Don Domingo, a pesar del impresentable afán de colocar precio de compra y venta a todo, tiene una riqueza que no se encuentra bajo las categorías mercantiles. Ha comprendido ese vacío de sentido que hoy se siente en todo Chile. Y es por esta realidad, tan lejana a lo divino, que hoy le canta a los problemas humanos. “Yo soy como el inventor del verso por reflexión, donde ponemos todos los temas que nos están afectando a nosotros. Sin ofrecer cosas, sin ser políticos, damos a conocer estas falencias a la demás gente”.

Domingo Pontigo, consecuentemente se encuentra haciendo talleres gratuitos para toda la comunidad las tardes de jueves en la iglesia de Loica, resistiendo a la transculturización que ha hecho el capitalismo, con la explotación de la tierra, el agua, la flora y la fauna, y por supuesto la vida misma del ser humano, su entorno y sus expresiones más arraigadas.

.

  


Karen Hermosilla

Soy una reverde por naturaleza. Quiero que esta civilización se escurra de una vez y traslade su narciso antropocentrismo a un razonable ecocentrismo. No les compro a los shustentables que apoyan el capitalismo verde y la RSE.